Jueves, 09 Junio 2022

¿Cómo tributan las subvenciones y ayudas en el IRPF?

Cuando las ayudas o subvenciones no se obtienen en el desarrollo de una actividad económica, tienen la consideración de ganancias patrimoniales a efectos del IRPF, de conformidad con el artículo 33.1 de la LIRPF:

«1. Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos».

Así, por ejemplo, la percepción de ayudas directas para la adquisición o rehabilitación de viviendas, que tengan por destinatarios a adquirentes, adjudicatarios o propietarios, constituirán para sus beneficiarios una ganancia patrimonial, al dar lugar a una variación en el patrimonio del contribuyente puesta de manifiesto por una alteración en su composición (la incorporación de la ayuda) y no proceder tal variación de ningún otro concepto sujeto al IRPF.

Ahora bien, cuando las ayudas o subvenciones se perciben por un autónomo en el marco de su actividad económica, a efectos del IRPF podrán tener también esa consideración de ganancias patrimoniales o bien constituir un rendimiento de la actividad económica, en función del destino a que se dirijan. Con carácter general, puede decirse que tendrán la consideración de ganancia patrimonial en dos supuestos básicos:

  • Cuando su obtención esté ligada a un elemento patrimonial no afecto a la actividad económica. Sería el caso, por ejemplo, de las subvenciones obtenidas para la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual, para la instalación de ascensores o la renovación de electrodomésticos.
  • Cuando su percepción no esté ligada a un elemento patrimonial y no se califique como rendimiento del trabajo o de la actividad económica, como en el caso de los bonos culturales.

En este sentido, por ejemplo, la reciente consulta vinculante de la Dirección General de Tributos (V0861-22), de 21 de abril, ha atribuido el carácter de rendimiento de la actividad económica a una subvención concedida para el pago de una deuda contraída en el desarrollo de la actividad económica, por tener su origen en la actividad desarrollada, en aplicación de lo previsto en el artículo 27.1 de la LIRPF. 

Las ayudas exentas

A pesar de todo, existen una serie de ayudas que están exentas a los efectos del IRPF y que, por tanto, no tributarán por este impuesto. Entre otras, serían, por ejemplo, las siguientes:

  • Las ayudas de cualquier clase percibidas por los afectados por el VIH.
  • Las indemnizaciones obtenidas como consecuencia de responsabilidad civil por daños personales y las derivadas de contratos de seguro de accidentes.
  • Las becas públicas.
  • Las ayudas de contenido económico concedidas a los deportistas de alto nivel.
  • Las ayudas percibidas de la Administraciones públicas por nacimiento, adopción, acogimiento o cuidado de hijos menores.
  • Las ayudas excepcionales por daños causados por desastres naturales (por ejemplo, las derivadas del volcán de la Palma o la borrasca Filomena).

En cualquier caso, y habida cuenta de que cada ayuda o subvención puede tener un tratamiento distinto en el IPRF, será conveniente consultar su acuerdo de concesión para comprobar si debe o no declararse, puesto que este especificará si se encuentra o no exenta.
Fuente: Iberley.com

Save
Cookies user prefences
We use cookies to ensure you to get the best experience on our website. If you decline the use of cookies, this website may not function as expected.
Aceptar todas
Rechazar todas
Read more
Analytics
Tools used to analyze the data to measure the effectiveness of a website and to understand how it works.
Google Analytics
Acceptar
Rechazar